lunes, 28 de febrero de 2011 en 17:32 Publicado por Pitowilson 2 Comments

[...]


A las puertas de un enorme templo en la cima de una de las montañas mas escondidas de esta cordillera, -¿Crees que perdemos el tiempo aquí Izumi?- Pregunto el joven Ancel a su compañera Izumi.


-Pues no tengo ni idea, podría entrar ahí y darle una paliza a todos esos monjes seguro que así nos escucharían- dijo Izumi mientras se cruzaba de brazos.

-Si... pero hace unas horas tiraste esa roca contra la puerta y no sirvió absolutamente para nada, incluso luchamos entre nosotros para que comprobasen nuestra fuerza pero ese viejo guardia no parecía impresionarse... y eso que luchamos con maestría.-

Pasaron dos días

-¡¡¡YA NO AGUANTO MAAAAS!!!- Grito la pequeña Izumi respirando con rabia y agitando sus brazos mientras parecía concentrar su energía en sus puños mientras miraba al anciano de la puerta.

Mientras tanto Ancel que trataba de no pensar en nada se alarmo asustado por el repentino arrebato que le había dado a Izumi, el joven de pelo rubio observo como del interior de Izumi empezaba a brotar una energía nada desconocida para sus ojos.

-¡Izumi! ¡tranquilizate! ¡no cometas ninguna locura! ehm.. verás..- Decía Ancel mientras se posicionaba delante de Izumi para tratar de convencer a aquella bestia enfurecida con aspecto de niña inocente de 15 años.


-Con la violencia no vamos a conseguir absolutamente nada, detente e intentaré hablar con ese anciano, seguro que ahora nos da alguna explicación, confiá en mi- Dijo Ancel mientras le guiñaba un ojo y sonreía poniendo las manos sobre los hombros de Izumi, otra cosa quizás no pero Ancel era un experto en convencer a los demás y más aun si se traba de chicas, aunque Izumi era lo menos parecido a una chica normal que conocía.

Pasaron otros tres días.

-¿Izumi que hacemos aquí aun?- Dijo Ancel mientras miraba entristecido hacia el horizonte, el sol parecía que trataba de esconderse de la mirada del joven Ancel que no aparto en ningún momento los ojos de el.


-¿Pues se supone que habíamos venido a entrenarnos no?-Pregunto Izumi en tono irónico
-Para luchar contra aquellos monstruos extraños que dice Eljared que van a destruir el mundo-.Ancel guardo silencio unos segundos -¿De verdad lo hacemos por eso? quiero decir... debe haber algún motivo más ¿no?
Izumi agachó la cabeza sin sabes que decir pero antes de que el ultimo rayo de sol desapareciese en el horizonte Izumi se levanto.
-Para salvar a mis padres... y a Dorogan, a Sebastian, a Razia, a ti y a aquel chico mono que conocí en el infierno.- Dijo con una sonrisa en la boca y muy segura de sus palabras

-Izumi... ¿Recuerdas a Shio verdad? aquella chica morena de ojos bonitos-
-Claro que la recuero, fuimos de compras juntas en Lucrecio-
-...¿Que me dirías si te dijese que hace más de seis años que estoy enamorado de ella?
- Dijo Ancel mientras dedicó una mirada nostálgica a Izumi
-Ancel.. el frío debe haber congelado tu cerebro... conocemos a Shio desde hace un año, es imposible que te enamores de una persona si no la conoces- Dijo Izumi mientras se reía de la estupidez que había soltado Ancel.
-Si... supongo que llevas razón pero... realmente conozco a Shio desde que tenia doce años, la conocí en Shivat cuando le salvé la vida de morir a manos de mi antiguo amo, si, el fue el que me hizo este horror.- dijo mientras se señalaba la cicatriz que cruzaba su cara. La pequeña Izumi no tenia espacio en su boca para preguntarle a Ancel todas las dudas que recorrían ahora mismo sus pensamientos.
Pero... ¿por que ella no...
No tengo ni idea...-
Respondió Ancel antes de que Izumi terminase de hacer esa pregunta
-No sé por que Shio no recuerda nada de mi... no se por que ha olvidado absolutamente todo lo que ocurrió entre nosotros... estuve mas de cuatro años viviendo junto a ella aunque nunca fui capaz de declararle lo que sentía por ella-
Ancel estuvo gran parte de la noche contándole a Izumi toda su historia con Shio, como se conocieron, donde trabajaron, el horrible accidente...

...

-...Y eso es todo, así fue como conocí a Shio y como después conocí a mi maestro.- fueron las ultimas palabras que pronuncio Ancel antes de que Izumi empezase a gritar

-¡TIENES QUE HACER ALGO ANCEL! SEGURO QUE EXISTE ALGUNA BRUJA QUE CONOZCA UN HECHIZO MAGICO PARA RESTABLECERLE LA MENTE.. O SEBASTIAN QUE MAS O MENOS ES COMO UNA BRUJA, NO POR QUE SEA FEO SI NO POR QUE SABE MAGIA Y TIENE UN BASTON CON ESA CALAVERA CON CARA DE RAZIA...-

-Pero...- Trató de decir Ancel

-¡NO!, YA SE YA SE, UN BUEN GOLPE EN LA CABEZA, EN LA ZONA DE LA NUCA, SEGURO QUE ESO LE AYUDA A RECUPERAR LA MEMORIA, SI CON UN GOLPE LA PERDIO OTRO GOLPE LA PONDRA BIEN ¡¿NO?!... ES LEY DE VIDA, LO QUE UN GOLPE PONE UN GOLPE MÁS FUERTE QUITA-Dijo Izumi mientras golpeaba con energía al aire

Ancel no daba crédito a lo que veía, acababa de contarle a Izumi una historia triste...la historia mas triste de la vida de Ancel y en vez de llorar o abrazarle, empezó a sacar miles de teorías para ayudar a Shio a ponerse bien, todos los métodos eran absurdos pero el esfuerzo que Izumi hacia por animar a Ancel nunca nadie lo había hecho antes por el.
-Gracias Izumi...Haremos todo lo posible por salvar al mundo, curar a Shio y por supuesto salvar a tus padres.-
Izumi miró a Ancel sonriendo y alzo un puño hacia la luna con energía, fue entonces cuando apareció alguien por el hueco donde se supone que antes había una puerta que Izumi había creado lanzando la enorme roca, era un Anciano con aspecto de pobre y unas largas barbas, el anciano miró a Ancel y a Izumi asentió con la cabeza y entro de nuevo en el templo

Izumi corrió tras el -¡EH! ¡SEÑOR ANCIANO DETENGASE!-Gritó Izumi con desesperación
Ancel salio corriendo tras Izumi tratando de detenerla pero la joven oriental era mucho mas rápida que Ancel.

Izumi alzo la mano en un intento de agarrar al anciano pero en menos de un segundo aquel desconocido anciano tiro a Izumi al suelo sin apenas hacer un esfuerzo.
Había visto a Izumi luchar contra hombres de fuerza considerable y experimentados en el combate, y hasta hoy no existía nadie capaz de tumbar a Izumi.

Ancel se detuvo impresionado, había visto una pequeña cantidad de energía salir de ese Anciano pero era una cantidad miserable, una cantidad miserable que había tumbado a Izumi en menos de un segundo.

El Anciano tosió con fuerza para aclararse la voz mientras ayudaba a Izumi a levantarse, Izumi no creía lo que acababa de ocurrir entonces el anciano dijo: -Tienes potencial pequeña pero dejas muchos puntos débiles en tus ataques, te ciegas por intentar golpear a tu enemigo, y ese es tu primer fallo, nunca intentes golpear a tu enemigo, si lo intentas nunca lo conseguirás...

Mi nombre es Poh, maestro Poh venid mañana a primera hora al salón principal, os estaré esperando para comenzar vuestro entrenamiento.-




[...]





~Pequeña cronica de Ancel e Izumi~

2 Responses so far.

  1. Symmetry says:

    Genial. Refleja una Izumi bastante curiosa y un Ancel enamoradico. Eso sí, no voy a empezar a querer al maestro Poh ahora... ESO NUNCA!!

  2. Arc says:

    JAJAJAJAJAJAJJA QUE PRO.

    Lo mejor fue que al salir nos enseñaron a ser frios como el agua y rapidos como el viento ¡Y SEGUIMOS SIENDO IGUAL, PERO MAS FUERTES! XDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDD


    Tienes que hacer una segunda parte, es la leche XDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDD

Publicar un comentario